LA DECEPCIONANTE LISTA LOW COST DE SUPERVIVIENTES

|

En la actualidad, está muy de moda que los famosos busquen una mayor repercusión mediática a partir de la televisión, puesto que es el medio más destacado para ganar presencia entre la sociedad. Sin embargo, en esta edición de Supervivientes 2018 parece ser que los famosos que han confirmado su presencia no son demasiado conocidos por el público, a nivel general.



Esta situación no es demasiado positiva, ya que habrá mayores problemas para conseguir una gran audiencia. Algunos famosos como María Lapiedra, Sofía Suescun, Isabel Castell, el maestro Joao o Francisco estarán presentes en el concurso, a pesar de que no cuentan con una larga experiencia en el mundo de la televisión. Por un lado, Maria Lapiedra y Sofía Suescun intentan ganar popularidad manteniendo continuos rifirrafes con otros famosos, o bien, narrando sus historias pasadas. Estos hechos, se asemejan más a cuentos chinos porque en la mayoría de ocasiones no gozarán de una credibilidad significativa para el público.


Por otro lado, el maestro Joao, precisamente no irá a la isla a leer los astros y sus cartas, sino que deberá buscarse la vida recogiendo comida y realizando aquellas labores que necesitan ellos mismos y sus propios compañeros para avanzar en el programa. Pero, sin lugar a duda, los casos más sorprendentes son los de Isabel Castell, una mujer que desempeña sus labores profesionales en el ámbito económico y que, por supuesto, no irá al programa a hacer cuentas. Y...¿quién más? Ni más ni menos que Francisco. De hecho, se espera que el cantante sorprenda a todos los concursantes con su voz, siendo elegido así el triunfito por antonomasía y petición popular.


En definitiva, según las informaciones facilitadas todo parece indicar que hubiera sido más práctico lanzarse directamente al vacío para así poder buscar realmente una mayor popularidad e interés por seguir el programa. En cambio, la fama es necesaria e imprescindible para conseguir cosas en la vida, anda ya, metámonos todos en la cueva sin encender la televisión, pues la toxicidad se puede impregnar de nosotros.   



Comentarios